Entry-header image

Sant Joan de les Abadesses

Sant Joan de les Abadesses es un atractivo pueblo en el que hay mucho por descubrir: el río Ter que lo atraviesa, los fascinantes paisajes naturales que lo rodean, sus tesoros románicos inigualables mientras podemos disfrutar de la cotidianidad y comodidad de la vida de pueblo.

Apacible vida en un entorno cómodo

Bienvenidos a Sant Joan de les Abadesses

Sus curiosidades

* El famoso poema “La vaca cega” del poeta Joan Maragall, se inspiró en una vaca de esta poblacion. Una fuente le rinde homenaje.

* En este pueblo nació el músico y compositor Jaime Nunó, el autor del Himno Nacional Mexicano

El Monasterio la gran joya románica

Fundado por el entonces conde de Barcelona-Girona Wifredo el Velloso y su esposa Guinedilda el año 885, para su hija Emma, que rigió una comunidad de monjas benedictinas. Con el propósito de ayudar al proceso de repoblación de la zona recién conquistada a los musulmanes y aportar patrimonio a la familia del conde.

La última abadesa fue Ingilberga, hasta el año 1017, fecha de la disolución de la comunidad de San Juan de las Abadesas. Los motivos para la expulsión de las monjas se referían a la moral, considerada escandalosa, de las monjas. Este hecho se relaciona la leyenda del conde Arnau.

La actual construcción data del siglo XII. La disposición de los ábsides responde a una influencia occitana. La iglesia tiene planta de cruz latina, con una sola nave, cubierta con bóveda de cañón y que termina en una monumental cabecera. El terremoto de Cataluña 1428  asoló la zona y destruyó parte de la iglesia, que tuvo que ser ampliamente restaurada.

En el año 1592 la iglesia pasó a ser colegiata, situación que se prolongó hasta el año 1851, cuando se convirtió en parroquial del pueblo.

Del monasterio se conserva en pie la majestuosa iglesia románica del siglo XII y el claustro gótico.

Fue declarado Monumento histórico Artístico en 1931

La herencia histórica

Lugares de interés

Iglesia de Sant Pol

Era la parroquia de la población que vivía entorno al monasterio de les abadesses y de la iglesia original restaurada e utilizada como lugar público de la ciudad, solo ha quedado la cabecera y la fachada de los pies, con su interesante tímpano, también permanecen otros elementos escultóricos pertenecientes a la puerta primitiva.
Poco se sabe de su historia, se cree que pudo haber un pequeño edificio eclesial anterior y que pudiese estar funcionando alrededor del 937 sin embargo es difícil verificar estos datos ya que no han quedado documentos de la época, probablemente se consagró en 1550, ya que en los documentos de consagración de la abadía se menciona San Pol, la cual se cita como propiedad del monasterio.
La iglesia está dedicada a Sant Juan y San Pablo. El edificio originalmente constaba de una sola nave acabada en una cabecera de tres ábsides con un probable pórtico ubicado al sur, la puerta en el lado oeste estaba determinada por un arco de medio punto en el que se encajó un tímpano semicircular rodeado por dos arquivoltas que acaban en una columna a cada lado. Los capiteles no forman parte del tema representado en el tímpano, las figuras son meramente decorativas.
Durante la Guerra Civil Española se destruyó y hoy en día sólo podemos observar algunas de sus partes.

El pont vell

El puente románico fue construido en el año 1138 cumpliendo con la funcionalidad de dar acceso a la villa. Atraviesa el rio Ter uniendo las dos orillas a su paso por la villa de Sant Joan de les Abadesses , situada en el Pre-pirineo, a 775 metros de altitud, esto convierte a la bonita localidad en un excelente mirador de la Sierra Caballera.
Durante el famoso terremoto de 1428, sufrió considerables daños y tuvo que ser reedificado y modificado en estilo gótico, con una arcada muy esbelta que lo convierte en uno de los puentes góticos de más luz de la península.
Durante la retirada de las tropas del ejército popular republicano al finalizar la Guerra Civil Española fue dinamitado, con el fin de impedir el avance de las tropas nacionales y en 1976 fue reconstruido fielmente, con arco Gótico y las pequeñas arcadas del puente románico.

El Palau de l’Abadia

Era residencia de los Abades, esta data entre los siglos XIII-XV. Actualmente, el Palacio de la Abadía totalmente rehabilitado acoge la Oficina de Turismo y el Centro de Interpretación del mito del conde Arnau rehabilitado en 2010
El edificio entra en un periodo de decadencia cuando el Monasterio deja de acoger a los canónigos agustinianos y, finalmente desaparece la figura del abad.


Quienes somos

Anftriona

Cristina«SUPER GUEST»

Me encanta cuidar de todos los detalles de los apartamentos y recibir los huéspedes para aconsejarles las mejores opciones que ofrece la zona para que disfruten de su estancia al máximo.